El apoyo constante de la Asociación

Durante el periodo de acogimiento temporal , los niños, que viajan acompañados por monitores-traductores bielorrusos, se integran en la vida de su familia de acogida, que se convierte así en lo que cariñosamente ellos llaman en su país “su familia española”.

Se  organizan además una serie de actividades conjuntas en las que participan todos los niños del grupo – normalmente una vez por semana-, con objeto de que mantengan el contacto entre ellos, puedan comunicarse en su propia lengua y no tengan la sensación de estar aislados de su país y su gente.

Durante la estancia de los niños con nosotros, las familias de acogida cuentan, en todo momento, con el apoyo tanto de la propia Asociación como de los monitores bielorrusos (permanentemente localizados), para ayudarles a resolver cualquier problema que pudiera surgir con los niños.

Entre los objetivos de nuestro Programa se incluye la enseñanza a los niños de nuestros hábitos, costumbres y tradiciones de nuestros pueblos, así como de nuestra lengua española. Para ello la Asociación ha organizado un año más clases de español que han sido impartidas por los propios monitores que acompañan a los niños durante su permanencia en nuestro país.
Estas clases que suponen una ayuda importante para ellos en el aprendizaje del idioma se desarrollaron a días alternos de lunes a viernes en las poblaciones de Aracena y Galaroza con gran aprovechamiento por parte de los pequeños.